25 de abril de 2011

No vengas tú con tu falsa dieta

Desde hace un buen rato estar a dieta es cool. Por muy flaco que tú estés, decir que estás en régimen es como la sensación en la gente. ¿A qué viene esto? Pues, estos días me he topado con varias personas que de entrada te dicen: “Hola, estoy a dieta” y sus actos no tienen nada que ver con sus palabras. No vengas tú.

Por ejemplo, está la típica persona que vacaciona con su propia comida porque la dieta es muy estricta y no se puede salir. Eso está muy bien, si la cumples claro. En la mayoría de los casos, estos personajes no pueden ver un chocolate mal parado, unas papas fritas o unas cervezas porque de una la desaparecen. Y si nadie ve, mejor. Como que si fuera problema mío si rompe o no la dieta.

También tenemos a los que dicen que están a dieta y también llevan su comida. Pero cuando ves los alimentos que traen, te puedes percatar que hay pan de mantequilla, pasta, doritos, oreos, pepitos, refresco light por supuesto, ron y hasta helado. En ese momento uno se dice a uno mismo: “Mi mismo, si esa es una dieta yo quiero hacerla”. Si no querías gastar plata extra dilo y ya, pero no me digas que eso es comida sana.

No vengas tú a caerme a muelas con tu falsa dieta y a tirártelas de una persona ligera cuando en realidad no es cierto. La gente no sabe que cuando rompen sus dietas no están engañando a la gente, se están engañando ellos mismo. Ellos son los que no van a rebajar y se van a quedar con sus kilitos extras.

En estos casos la gordura no está en el cuerpo, la gordura es mental. Uno nunca va a rebajar mientras sea un gordito de mente. Yo debo confesar que tuve mi época en las que vivía haciendo desde las dieta de la sopa, hasta la de los tres días. Funcionan, sí. Pero al poco tiempo engordas más. ¿Por qué? Porque mi problema lo tengo en el cerebro. Tengo cerebro de gordito. Lo acepté y me entregué a ser feliz.

Creo que mucha gente debería hacer lo mismo. Si no son capaces de llevar una dieta saludable no deberían ser tan bocones. Además, a quién se le ocurre hacer dieta en la playa. Vacaciones es igual a kilos de más y listo. No vengas tú a comer ensalada en la arena. Sincérate y cómete tu empanada de cazón con gusto. Al regresar te ocupas de adelgazar con tiempo.


Albert Manrique
@AlbertSoyYo

3 comentarios:

Grace dijo...

Jajajaja tal cual GORDOS DE MENTEEESSS... les recomiendo The Biggest Loser o Perder para Ganar en Discovery Home & Health Todos los LUnes 8y30.
Hay que tener voluntad y disciplina para las dietas y como dice Alberth, yo tambien me entregue a ser gorda de mente! Que en vez de preferir ensalada prefiero papas fritas o yukita frita con guasacaca jajajajajajajaja... Resignada pue...

27 de abril de 2011, 11:33
Anónimo dijo...

jajajajaja muy cierto, yo soy adicta al chocolate y por ende no puedo hacer dieta....me quedo con mis kilitos y cuando me quiero dar un gusto culinario lo hago y sin remordimientos...algun día bajare los kilitos y centimetros de mas....

8 de mayo de 2011, 21:34
Candanga II dijo...

Alberth soy Justinsmith28.... es cierto todos lo que dices yo tambien me resigne a ser gordo pero ojo con precausion no es que me voy a ir todos los dias a jartarme al Mcdonald's o al wendys.... si aqui no te cuidas bien en dos meses ruedas....
Yo era uno de esos jejejejeje que decia no marico estoy a dieta no voy beber esta noche, que dejaran una cerveza mal para'a esa noche en mi casa... jejejejejejeje o cosas como... tambien tuve mi tiempo de bulimico jejejejejeje pero gracias a dios madure un poco! no vengas tu a que no lo hacias!!!!

13 de mayo de 2011, 20:53

Publicar un comentario

 

©2011No vengas tú | by TNB